EVANGELIO Y CULTURA

El papel de la iglesia en la cultura es un tema de reciente estudio y debate. El primer acercamiento se concentró en la relación de la iglesia con la cultura en el sentido de que ésta es contracultura. Un acercamiento más contemporáneo, aunque no soslaya lo contracultural, agrega otras facetas de la relación iglesia y cultura o iglesia y misión en la cultura.

Entender la naturaleza de la Iglesia Cristiana como una contracultura es uno de los aportes de la teología evangélica contemporánea.
No es que la iglesia ha sido contracultura recién en esta época, sino más bien que es muy reciente su entendimiento de esta faceta de su identidad. La elaboración teológica alrededor del tema contracultural es producto de la teología del siglo XX….

Leer más… Evangelio y Cultura

Escrito por: Dr. David Suazo

Profesor de SETECA

David Suazo3

Continúa leyendo EVANGELIO Y CULTURA

LA INMIGRACIÓN Y LA BIBLIA

Hoy en día millones de personas de todo el mundo están en movimiento. La migración ha sido una realidad a través de la historia, pero la enorme cantidad de personas que migran en busca de una nueva vida no tiene precedentes.
Muchas son las razones. Situaciones desesperadas pueden hacer que la gente tenga que dejar sus hogares— desplazamiento por causa de guerra, persecución política o racial, desastres naturales, dificultades económicas locales, o presiones de la economía mundial. El atractivo de las historias que llegan de enriquecimiento inmediato y de vida más cómoda también incita a los individuos a abandonar su lugar de origen. Algunos se ven forzados a partir aun corriendo riesgos, mientras que otros son capaces de encontrar un camino seguro. Cada historia es única, y la variedad de experiencias es infinita. Lee más… inmigración articulo de Daniel Carroll

 

Escrito por: Dr. Daniel Carroll

Profesor Adjunto de SETECA

Daniel Carroll Rodas

SOY VETERANO EN EL MINISTERIO JUVENIL

Dos realidades deben llenar de mucha satisfacción a un líder del ministerio juvenil. La primera es que, llegando a ser un veterano del ministerio, pueda echar un vistazo hacia atrás y a partir de su auténtica trayectoria tenga la autoridad espiritual para afirmar: “He peleado la buena batalla, he terminado la carrera y he permanecido fiel.” (2 Ti 4.7 NTV). En sintonía con la primera, la segunda realidad  tiene que ver con “aprovechar el momento.” Esto consiste en la combinación de dos factores básicos….

Leer más…  Soy veterano en el ministerio juvenil_ Francisco Luna

Por: Lic. Francisco Luna

Profesor de SETECA

aFoto francisco Continúa leyendo SOY VETERANO EN EL MINISTERIO JUVENIL

LA CREATIVIDAD EN LA IGLESIA

Hoy en día, en nuestras comunidades eclesiásticas impera un espíritu anti-intelectualista. De hecho, algunos tienden a ser activistas, sostenedores de una causa. El problema es que rara vez averiguan con seriedad si esa causa es un fin digno de preocuparse o si su acción es el mejor medio para lograrlo.

Leer más… IGLESIA CREATIVA_Gonzalo Chamorro

Por: Gonzalo A. Chamorro

Profesor de SETECA

a- Gonzalo Chamorro

Continúa leyendo LA CREATIVIDAD EN LA IGLESIA

Nuestra responsabilidad con los huérfanos

En todas las culturas hay leyes escritas o tradición oral que tienen que ver con el cuidado de los huérfanos dentro de la cultura. La mayoría de las veces el cuidado de los huérfanos se limita a la familia. Por ejemplo, en Guatemala es común que cuando un niño se queda sin padres por alguna situación dramática (muerte accidental, enfermedad, violencia), la familia “recoge” al niño y lo atiende. Quizá lo hagan los abuelos o algún tío, de manera que, en muchos casos, el niño es criado dentro del círculo familiar.

Sin embargo, cuando se trata de situaciones que están más allá del círculo familiar es muy poco lo que se hace. En nuestro contexto casi no existe la cultura de la adopción. En los casos en que hay adopciones, por lo regular la situación es la de una pareja de esposos que no pueden tener hijos propios y deciden adoptar algún niño huérfano. Sin desmerecer las motivaciones emocionales de la pareja,  normalmente el enfoque está, precisamente, en la satisfacción de las necesidades emocionales de la pareja y no tanto en la ayuda a un niño necesitado, aunque en el proceso eso sucede, obviamente.

 

En muchos países, los gobiernos han establecido orfanatos para atender a los huérfanos, pero ese modelo se ve desgastado con el paso del tiempo, como sucede con casi todas las instituciones gubernamentales (falta de presupuesto, descuido de las instalaciones, personal no apto, etc., etc.) En otros casos las organizaciones de caridad (mayormente católicas) han hecho un mejor trabajo, pero parece que no ha sido suficiente. Más recientemente se ha visto cómo ONG’s fundadas y administradas por extranjeros (mayormente norteamericanos de trasfondo e identidad evangélicas) están estableciendo orfanatos, casas hogares, y escuelas para atender a nuestros huérfanos. Una conclusión que extraigo de esta realidad es que parece que los guatemaltecos esperan que otros atiendan a sus huérfanos (gobierno, organizaciones de caridad, ONG’s). Como que la cultura guatemalteca no ha aprendido a cuidar de sus propios huérfanos. Esta cultura incluye, tristemente, a la iglesia evangélica, que no ha hecho casi nada.

 

¿Hay responsabilidades con los huérfanos que le corresponden al pueblo de Dios? ¿Hay enseñanza bíblica al respecto? ¿Hay mandatos bíblicos explícitos? ¡Claro que sí! En la Ley de Moisés hay mandamientos explícitos y claros sobre lo que el pueblo de Dios debe hacer con sus huérfanos. La base de estos mandamientos es el carácter mismo de Dios, quien cuida a las viudas y los huérfanos (Dt. 10:18). El pueblo de Dios debía proveer alimento y vestido para los huérfanos (Dt. 14:29; 24:19-21), proteger sus derechos (Dt. 24:17; 27:19), no aprovecharse de ellos, so pena de caer bajo el juicio divino (Ex. 22:22-24). Los profetas llaman la atención al pueblo de Dios porque el pueblo no ha cumplido lo que la ley mandaba (Is. 1:17, 23). El texto más representativo de todos es el de Santiago 1:27, en donde se identifica la esencia misma de la fe cristiana con la atención de los huérfanos.

 

Es inevitable concluir que el pueblo de Dios tiene una gran responsabilidad con los huérfanos. En Guatemala, los cristianos no estamos cumpliendo con esa responsabilidad. ¡Es una vergüenza que otras personas y organizaciones estén haciendo el trabajo que nos corresponde! No estoy diciendo que no hay necesidad de la ayuda de otros, pero lo que ha estado pasando es que toda la carga y toda la responsabilidad la estamos evadiendo. A veces llegamos al extremo de “saludar con sombrero ajeno” cuando mencionamos lo que se está haciendo a favor de los huérfanos. ¡Nosotros no estamos haciendo casi nada! Las personas guatemaltecas que trabajan con huérfanos están siendo sostenidas desde afuera. Los alimentos que los huérfanos comen son comprados con recursos de afuera. El vestido y la educación que reciben se financian con fondos de afuera. Las instalaciones donde viven, juegan y se educan son construidas con fondos de afuera. ¿Qué hacemos nosotros por  nuestros huérfanos? “Es que somos pobres” dirán muchos. Francamente no creo que la iglesia evangélica de Guatemala sea pobre. Lo que no tenemos es nuestras prioridades en orden, porque sí invertimos y gastamos dinero en muchas cosas buenas, útiles (o no tan buenas ni tan útiles), pero no en  nuestros huérfanos. ¡Ya es hora que cambiemos nuestra mentalidad y pongamos en orden nuestras prioridades!

Escrito por Dr. David Suazo J.

Profesor de SETECA


David Suazo2